Recordando Circuito de Quimeras

En Relaciones Inesperadas, nos hemos propuesto incidir en la educación y la pedagogía del arte planteando un modo de operar basado en el diálogo, la reflexión y la negociación.

Decidimos crear una plataforma que tuviera como principal cometido reunir a varias generaciones de artistas y creativos poseedores de distintas trayectorias, especialidades y áreas de conocimiento, con la finalidad de compartir sus posturas, y desarrollar en conjunto proyectos que atendieran a sus preocupaciones, intereses y reflexiones.

Así pues, hemos decidido reproducir de manera íntegra el texto de sala elaborado por Irving Domínguez en la inauguración de Circuito de Quimeras, exposición que ha servido como conclusión y muestra de los trabajos generados por la primera generación del Programa de Producción de Arte Contemporáneo (PPAC). Irving Domínguez se ha destacado como curador y además ha fungido como facilitador del Programa de Artes de Relaciones Inesperadas.

Bienvenidos a esta recopilación de artefactos. Cada uno es resultado de las propuestas desarrolladas por los participantes de la primera generación del Programa de Producción de Arte Contemporáneo, una iniciativa de Relaciones Inesperadas.

A pesar de sus visibles diferencias, es posible establecer zonas de contacto entre varias de estas obras en función de los temas que interesan y, en algunos casos, obsesionan a sus autores.

Comencemos con aquella que explora las posibilidades de la ilusión. Mientras que Arturo Alamilla ofrece un dispositivo gráfico (casi artesanal) a partir de la memoria producida por los traumas, Gustavo Camarena se apropia del despojo para elaborar un diorama del vacío urbano y así evocar la pertinencia de las espacios temporalmente inactivos en los ciclos propios de los ecosistemas urbanos.

Por su parte, Andrew Roberts va más allá de la fantasía para animar a un proveedor de servicios que es capaz de satisfacer necesidades apremiantes de nuestras sociedades, aunque ideológicamente situadas en un “futuro” cada vez menos postergable.

La siguiente zona ha sido ocupada por artistas dispuestos a llevar hasta el límite las posibilidades plásticas de los materiales elegidos para sus piezas.

Carlos Cisneros continúa enfrentado elementos recuperados de la calle con técnicas tradicionales y procesos industriales. En esta ocasión propone un monumento portátil cuya ubicación en la sala dependerá del juicio de quienes visiten la exhibición.

Luis Alonso Sánchez ofrece un dispositivo que disloca los bordes entre escultura y pintura. Parte de su serie Catabolismo, la inestabilidad estructural de la obra enfatiza las posibilidades de la acumulación, el collage y la implosión simbólica del plano pictórico al desparramarse en el espacio.

Las reflexiones sobre el tránsito permanente que constituye la identidad de los habitantes del corredor urbano Tijuana – San Diego, así como la presión constante hacia esa movilidad debido a la retórica nacionalista ligada al uso propagandístico del término seguridad, están bien ejemplificados en las instalaciones de Jill Holslin, Antonio Leyva y Julio M. Romero.

Un par de zonas contiguas convocan a cuatro de los participantes. Erika Murriett elabora un posicionamiento hacia la violencia verbal a partir de las posibilidades del trabajo pictórico, mientras Gabriela Gutiérrez ofrece una ventana a su interpretación de la melancolía. Estos procesos catárticos están muy emparentados con las propuestas de Mauricio Muñoz y Vladimir Mancillas.

En Ágora, Muñoz juega con las puertas giratorias de la identidad masculina, en una sociedad que la considera una condición infalible; esta serie demuestra la relevancia de ciertos encuentros inevitables pero forzosamente necesarios para mantener las apariencias. A su vez, Mancillas nos comparte una aproximación intuitiva al arte acción con base en el lenguaje corporal asignado como estereotipo a ciertos varones homosexuales en las calles de esta ciudad.

Finalmente, Mónica Martínez y Natalia Pérez Gilbert nos revelan la última zona explorada por este grupo de artistas emergentes: aquella donde lo institucional configura tanto los relatos históricos como las condiciones para el desarrollo profesional de los diversos agentes culturales en este país. Ambas propuestas subrayan la urgencia, por una parte, de liberar la memoria reprimida, y por otra, de socializar las pequeñas batallas que informan la gestión cultural, un espejo de las dinámicas laborales contemporáneas. Elija usted su quimera preferida.

Irving Domínguez, curador invitado, Tijuana, junio del 2016.

En esta muestra lxs artistas fueron:

Arturo Alamilla

arturo_alamilla_02arturo-alamilla

Tavo Camarena

ppac_gustavo_camarena_01

Elsoldelrac

soldelrac_01

Gabriela Gutiérrez

ppac_gabux_gabriela_gutierrez

M. Gobel

ppac_monica_martinez

Jill Holslin

jill_holslin_02jill_holslin_01

Antonio Leyva

Julio M Romero

ppac_julio_m_romero

Vladimir Mancillas

ppac_vladimir_mancialla

Mauricio Muñoz

ppac_mauricio_munoz

Erika Murriett (Lemurriee)

ppac_erika_murriet

Talia Pérez Gilbert

ppac_natalia_perez_gilbert

Andrew Roberts

andrew_roberts_02andrew_roberts_01

Luis Alonso Sánchez

luis_alonzo_sanches_01

Si deseas conocer más del Programa de Producción de Arte o de nuestras actividades

contáctanos:

+52 1 664 680 1626

info@relacionesinesperadas.com

 

 

—————

Esta publicación es posible gracias a:

get_logo

La corrección fue realizada por:

14976835_1133162423472035_6448258651157163619_o

 

Advertisements

2 thoughts on “Recordando Circuito de Quimeras

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s