¿Has visto a Rosa Hernández?

Rosa Hernández es un acto de performance realizado por la artista Claudia Cano a la par que su cuerpo e identidad se establecen en San Diego, California.

La anécdota que a veces ella olvida contar es que cuando paseaba a su hija por parques públicos y centros comerciales de San Diego. Otras mujeres y otros cuerpos daban por sentado que su hija era la hija de otra mujer, pues su tono de piel más blanco y su cabello rubio en contraste la piel morena y el cabello castaño de Claudia solo podían significar que ella estaba trabajando. Es una suposición normalizada, pues las mujeres con este fenotipo se dedican a cuidar niños en San Diego.

San Diego Art Fair 2014

Así, Claudia Cano con un antecedente significativo en la fotografía, comenzó a cuestionar su cuerpo, su nuevo territorio y sobre todo la invisibilización.

 

Claudia ha sido cuidadosa al evitar que Rosa Hernández se convierta en un personaje, ciertas partes del perfil son inexistentes para evitar la actuación y sobre todo la caricatura que amenaza constantemente su proyecto; pues referencias mediáticas que hacen referencia a las cleaning ladies hay muchas. Cabe destacar que Rosa viste un uniforme de limpieza el cual era usado por la servidumbre en las casas del sur de Estados Unidos y el sur de México.

Rosa como performance se invisibiliza en todo momento, no se anuncia su presencia y este inicia mientras la galería o espacio tiene su programa regular. Claudia, permite que Rosa trabaje literalmente limpiando el espacio museístico o de galería con la complicidad consciente de un contacto de la institución y muchas veces las de sus hijos que son quien documentan el acto performático.

Los participantes al evento pocas veces atienden o entienden que están participando inconscientemente de un performance, simplemente lo ignoran educadamente, lo invisibilizan o lo padecen, como ha ocurrido en algunos casos en que algunos han presentado quejas porque haya una persona limpiando durante el evento.

Rosa Henrandez en Oceanside Pier 2014.jpg

El proyecto no ha derivado en un proyecto de activismo, sino que ha permanecido más como una experiencia estética que habla de invisibilidad, valor e institucionalidad.

Comprendido en las demarcaciones de un espacio de arte, el objeto es más proclive a convertirse en arte, pieza de arte o artefacto para brindar una experiencia estética sobre el cuerpo humano vivo; en este sentido, el cuerpo de Rosa es invisibilizado con la facilidad con que un objeto, como unos lentes tirados en una galería pueden ser elevados a la calidad de arte. Esto obviamente habla del valor que un espacio institucional derrama sobre objetos y sujetos, mientras que los objetos pueden ser elevados, revalorados y visibilizados, los sujetos pueden ser ignorados e invisibilizados; aun cuando sean sujetos del tema que se expone en varios de los proyectos de arte presentes.

 

Texto

Abraham Ávila.

 

Fotografías cortesía del artista Claudia Cano

1.- Rosa Henrandez en Oceanside Pier 2014

2.- San Diego Art Fair 2014

 

Revisión de Texto

Textoservidores

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s